15 ene. 2013

Buscar la mayor rentabilidad posible a nuestros ahorros

Ahorrar en estos tiempos es complicado. Muy lejos de sus máximos del 2009, el ahorro no ha hecho más que descender. Así se está dando una dicotomía económica muy complicada: cada vez el endeudamiento de las familias se reduce, aunque hay muchas operaciones que acaban siendo morosas la mayoría paga sus créditos y no se conceden nuevos al mismo ritmo,  mientras cada vez se necesita más de los ahorros para sobrevivir a la crisis, el desempleo, más  impuestos y unos precios que no dejan de subir.
Es más importante que nunca sacar la máxima rentabilidad de nuestros ahorros.
Por ello es más importante que nunca sacar la máxima rentabilidad de nuestros ahorros, ya tengamos poco o mucho, la única gran diferencia, es que a mayor cantidad podemos diversificar más nuestros productos, pero lo importantes es poder sacar el mejor partido a nuestro dinero:


Pequeño ahorrador: Si tenemos una cantidad pequeña, lo mejor es invertir sobre seguro, más cuando es muy probable que podamos necesitar este dinero. Así por ejemplo con 3.000 euros debemos buscar las cuentas remuneradas y depósitos que nos den más rentabilidad y no dudando en cambiar de entidad buscando el mayor interés si surgen nuevas ofertas, ya que muchas de ellas tienen un plazo limitado (generalmente no más de 4 o 5 meses) en el que ofrecen los intereses más elevados . Respecto a los depósitos, cuidado con las cancelaciones anticipadas que puede llevarnos a perder todos los intereses generados, por ello es recomendable buscar aquellos sin penalización.



Mediano ahorrador: Con unos 30.000 euros, nos podemos permitir diversificar más las inversiones. Una buena parte, se puede destinar a activos seguros y líquidos como las cuentas remuneradas y depósitos a corto plazo, pero podemos destinar otra parte en otros tipos de activos como productos del Tesoro Público a medio y largo plazo, que a pesar de la rebaja de la prima de riesgo aún siguen ofreciendo buena  rentabilidad, por ejemplo siguiendo las últimas subastas un 4,68% a los bonos a  5 años y un 5,45% con las obligaciones a 10 años. Son activos seguros si no se venden por anticipado, ya que si lo hiciéramos si tendríamos la posibilidad de tener pérdidas o ganancias, dependiendo de la evolución de los tipos de interés, por ello es fundamental ese colchón en productos sin riesgo.



Por último, podemos apostar otro tercio en el largo plazo. El año 2012 ha vuelto a finalizar bajando la bolsa española, y sigue siendo una buena opción optar por la renta variable, especialmente por su potencial de revalorización y en algunos casos gracias al elevado dividendo de muchos valores seguros.



Gran ahorrador: Con 300.000 euros, debemos seguir los mismos consejos que el del ahorrador medio pero añadiendo algo más en la inversión de riesgo. Así, con fondos de inversión o fondos cotizados (ETF) podemos invertir en otros países y otros sectores de crecimiento. Los países emergentes están perdiendo rentabilidad, pero por el contrario la renta variable europea está mejorando anticipando una futura recuperación. También podemos invertir en valores seguros, pero que necesitan una mayor inversión como es el oro, directamente o a través de productos como los Certificados de Depósito.



Millonario: Hasta ahora no hemos hablado del “ladrillo” como inversión, pero si nuestros ahorros supera la franja del millón de euros podemos considerar invertir una parte en inmuebles. Finalizada la desgravación por compra de primera vivienda y con un IVA del 10% para vivienda nueva, lo lógico es que los precios bajen a lo largo del año para compensar esta peor fiscalidad. Si los precios siguen descendiendo generará oportunidades, pero el problema no está tanto en la compra como en la venta, ya que es claro que habrá que esperar al menos al medio plazo para que una vivienda nos de plusvalías y que se vuelva a recuperar la demanda.



En definitiva, busquemos siempre el máximo provecho a nuestros ahorros, consultemos las ofertas más rentables y no dudemos en mover nuestro dinero para conseguir todo el rendimiento posible, sin olvidar tener siempre una buena parte de nuestro dinero en productos sin riesgo y disponible para cualquier necesidad.

Fuente: Fotocasa.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario