18 ene. 2013

El turismo residencial en el litoral de la Vega Baja

La Asociación de Promotores de la Vega Baja, Procosta, ha vuelto a poner en valor la viabilidad del modelo urbanístico que sintoniza la construcción y venta de viviendas en el litoral de la comarca, destinadas a clientes de mercados emergentes o cuyas economías no están en recesión debido a la crisis económica.
Los datos, según la organización con sede en Torrevieja, avalan la defensa de esta iniciativa empresarial pese a que ha sido precisamente en la comarca donde más y con mayor fuerza ha golpeado la crisis del ladrillo. Entre enero y septiembre pasados, la venta de viviendas a escala nacional registró 225.297 operaciones, lo que según Procosta es una caída del 6,8% respecto al mismo periodo del 2011. Sin embargo, el dato es muy distinto visto por comunidades autónomas  como la Valenciana, donde la venta de apartamentos en las zonas costeras subió en torno al 8%, y muy especialmente en las zonas de Orihuela costa y Torrevieja. En este sentido, los promotores de la Vega Baja calculan que la compra de casas en la playa por parte de extranjeros registró un crecimiento interanual del 18% para superar los 8.803 operaciones, que sirven para encadenar cinco trimestres consecutivos de subidas.
Según Procosta, un importante porcentaje de estos compradores optaron por una casa en la Costa Blanca Sur -Guardamar, Torrevieja, Orihuela Costa o Pilar de la Horadada- donde encontraron hasta tres campos de golf o dos puertos deportivos, así como la franja litoral en la que está el municipio con más banderas azules de la Comunidad Valenciana; y destacó la asociación el crecimiento del mercado ruso en la comarca, una apuesta que el propio diputado provincial de turismo, Joaquín Albaladejo lidera desde el inicio de esta legislatura.
Un informe publicado por este diario indicó que más de 14.300 rusos viven ya en la Comunidad Valenciana, lo que supone 1.700 más que en 2011, los cuales compraron en torno a 1.440 viviendas, o sea un 39% más el año pasado que el anterior, y son estos ciudadanos los extranjeros que adquirieron el 20% de los inmuebles vendidos en todo el territorio autonómico en 2012. Y son estos nuevos residentes los que están dispuestos a pagar las casas más caras sus casas para alcanzar una media de 202.000 euros, seguidos de noruegos y belgas.

Fuente: La verdad.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario